Seleccionar página
Valencia Turismo > Destinos > L`Horta > Mancomunidad del Carraixet > Mancomunidad del Carraixet

Mancomunidad del Carraixet

Red senderista y cicloturista Caminos del Carraixet, 28km de senderos que discurren predominantemente por la huerta y enlazan con los principales recursos patrimoniales de los municipios de Turismo Carraixet. Probamos la Huerta: club de producto gastronómico formado por los principales restaurantes de la zona que se constituyen como los embajadores de la cocina de la huerta.

Destacados

Caminos del Carraixet

Se trata de una ruta turística y deportiva que propone conectar con la huerta apreciando un paisaje diferente y único a pocos kilómetros de la ciudad de València.

28 kilómetros de recorrido con un nivel de dificultad para todos los públicos y para cicloturistas.

Esta ruta permite recorrer todo el patrimonio cultural e histórico de los municipios por los que pasa el Barranco del Carraixet.

Club de Producte Tastem l’Horta

La huerta y sus productos, en esta comarca, están en el centro de todo. Y para ensalzar la cocina valenciana elaborada con frutas, verduras, hortalizas y cereales locales hemos creado Tastem l’Horta, un club de Producto Gastronómico centrado en todos los actores que forman parte de la cadena de valor de la huerta valenciana, desde el producto hasta su transformación gastronómica.
Así, dentro del club encontramos a 6 restaurantes de la zona (Ca Xoret, Ca Pepico, El Racó, Jadelu, La Barraca de Toni Montoliu, La Lluna) y más de 50 establecimientos (hornos, ultramarinos, tiendas de complementos, regalos…) de los diferentes municipios que forman parte de Turisme Carraixet.

La huerta y la red de acequias

La huerta de Valencia es el conjunto de los huertos regados por las acequias procedentes del río Túria, de donde toman el agua a través de azudes. Este sistema de riego funciona por gravedad.

No todos los historiadores se han puesto de acuerdo en el origen de la huerta valenciana, pero en lo que sí coinciden por unanimidad es en cuándo se produjo el gran desarrollo de la huerta, bajo dominio de los musulmanes, durante los siglos VIII y XIII. En este tiempo, se introdujeron nuevos cultivos y nuevas técnicas de trabajo y se pusieron en funcionamiento las principales infraestructuras hidráulicas; la red de acequias. Con la llegada de Jaume I en 1238, las acequias madre que toman el agua del Turia ya estaban construidas.

Alfara

La referencia al patrimonio arquitectónico no es baladí. Alfara del Patriarca encierra en sus calles varios tesoros declarados Bienes de Interés Cultural, como el Palacio de la Señoría y la Casa de la Sirena, y otras edificaciones declaradas como Bienes de Interés Local, entre ellas el Convento de San Diego o “El Teatret”. Así, en la Plaza San Juan de Ribera encontramos algunas de las construcciones más importantes para el municipio como son el Castillo-Palacio de la Señoría, la Iglesia o el Ayuntamiento.
4.1-Ayuntamiento: de fachada neogótica, construida en 1918 por el arquitecto Antoni Gómez Davó, como casa del doctor Navarro, que luce en perfecta armonía con el Palacio Señorial.
4.2-Iglesia de San Bartolomé: construida sobre el solar del antiguo templo gótico. De época barroca, la documentación que ha pervivido al paso del tiempo permite situar la construcción del campanario alrededor del año 1667, mientras que la fachada data de 1725. En su interior destacan los azulejos de final del s- XVIII del zócalo de la capilla de San Antonio de Padua, en los que se representan los milagros de la predicación a los peces y el asno arrodillado ante la custodia.
4.3-Castillo-Palacio de la Señoría: la familia Cruïlles inició la construcción. Según cuenta la tradición en su interior pernoctaba el filósofo, predicador y Santo Patrón de València San Vicente Ferrer cuando iba a predicar por la huerta y el señorío de Alfara perteneciente a su hermano Bonifacio Ferrer. En la planta noble del palacio destaca la capilla de San Vicente Ferrer, un pequeño espacio cuadrangular cubierto con un techo de placas cerámicas y vigas de madera con decoración vegetal. En la parte superior de tres de los muros puede leerse la leyenda que siempre acompañó y sigue acompañando a la figura del santo: Timete Deum et date illi honorem, quia vennit hora iudicii eius (Temed a Dios y dadle su gloria, porque llegará la hora de su juicio). Por otra de las inscripciones que puede leerse en la habitación y en la que pone BEATO VICENTE, se considera que el espacio fue creado antes de 1455, año de la canonización de San Vicente Ferrer.

Otros lugares de interés de Mancomunidad del Carraixet

Bonrepòs i Mirambell: barrio de Mirambell

El origen de los actuales núcleos de Bonrepòs i Mirambell se hallan en sendas alquerías andalusís, que fueron tomadas por Jaime I en 1237 durante la campaña para conquistar Valencia. En el s.XV el núcleo de Mirambell era el barrio de los moriscos de la jurisdicción de Francecs Jardí de Menaguerra al que Juan II otorgó también el pueblo de Bonrepòs. La actividad principal de los morismos fue la de labradores vasallos de los señores feudales.
Visitar Mirambell es realizar un viaje por la historia, un barrio flâneurs para quienes disfrutan del callejeo sin rumbo, para quienes andan con la mente abierta, dispuesta siempre a dejarse seducir por los encantos que le salen al paso.

Foios: casas modernistas

En València la arquitectura modernista dejó un importante legado en forma de edificios que hoy son lugares imprescindibles para cualquier viaje turístico. Ese estilo arquitectónico derivó en las décadas posteriores en una arquitectura modernista valenciana de clara impronta popular. Foios es un buen muestrario en ese sentido. Un ejemplo son las casas del carrer de La Unió, llamado así porque sirvió, precisamente, para unir las dos partes en que estaba dividido el municipio. Otro ejemplo de modernismo serían las casas que se encuentran cerca de la estación.

Vinalesa: Fábrica de la Seda

Fue construida alrededor de 1770, y va a ser un ejemplo de industria desarrollada a partir de la huerta, ya que su ubicación se debe, en gran medida, a las moreras que se cultivaban y crecían en los campos de Vinalesa.
Gran parte del vecindario trabajaba en el cuidado de los gusanos de seda, ya que de su capullo extraían un hilo de seda de gran calidad, por lo que el francés José Lapayesse estableció aquí la Real Fábrica de la Seda.
A partir de este momento todo el pueblo de Vinalesa se volcó en la producción de este material. En 1854, una epidemia acabó con la vida de los gusanos, por lo que se centraron en el tejido de yute utilizando sacos de rafia.
A mediados del s.XIX se instalaron las primeras máquinas de vapor y se construyó la chimenea de baldosas, situado en medio de la fábrica. Esta fábrica dio mucho trabajo a las mujeres del pueblo, especialmente en los años 50 y 60 del siglo pasado, lo que favoreció la independencia de las mujeres.
Actualmente da servicio municipal.

Meliana: Palau Nolla

Tiene su origen en una alquería del s.XVII, que a raíz de la desamortización de 1844 fue vendida a una familia de la alta burguesía valenciana, los Sagrera, que la utilizó en un principio como casa de campo. Una de las hijas de la familia, se casa con Miguel Nolla Bruixet, quien decidió ubicar aquí su fábrica Mosaicos Nolla en 1860. A partir de entonces se transformó en un muestrario de la empresa, y fue revestido tanto en su interior como exterior, por un conjunto de mosaicos.
Es uno de los edificios más emblemáticos del esplendor industrial valenciano de finales del s.XIX y principios del XX. Posee un valor no sólo constructivo, latente en su riqueza de estilos arquitectónicos (antigua alquería rural, clasicismos, goticismos…), sino un gran valor iconográfico por la peculiar y cuidada decoración en sus techos, paredes (papeles pintados, tallas, estucos y mosaicos de gres Nolla) y en sus suelos con las magníficas composiciones del gres Nolla, que todavía nos ilustran su antigua riqueza.
VISITA: bajo cita previa los viernes, sábados y domingos. A través de app Ayuntamientos de Valencia (buscar el municipio de Meliana y clicar sobre visitas al Palauet y elegir fecha y hora entre las disponibles).

Albalat dels Sorells: Castillo

Es un palacio señorial protegido como Bien de Interés Cultural desde 1985, situado en el centro de la población y considerado de los mejores conservados de la huerta de València.
Este palacio data de 1480, donde empieza su larga evolución arquitectónica con la familia March. Es un modelo de casa señorial gótica valenciana, de planta central cuadrada. Destaca la escalera y galería típica de la época y los ventanales germinados.
Su aspecto de fortaleza se debe a la intervención del s.XIX, donde se añadieron tres torres.
La fachada principal tiene un aspecto simétrico y dispone de una puerta de acceso con arco de medio punto y dovelas, flanqueada por dos torres almenadas con cuatro plantas.
Actualmente alberga las instalaciones del Ayuntamiento, por lo que puede ser visitado, el patio y otras estancias como la sala de plenos de 9 a 14 horas.

Almàssera: Plaza Mayor y Casa Llopis

La Plaza Mayor de Almàssera es un espacio casi rectangular que destaca por la belleza de sus edificios, pertenecientes a diferentes épocas y estilos, lo que convierte el conjunto en un espectacular retablo de estilos arquitectónicos. EN los límites de la Plaza Mayor, constituida en su últimos remodelación como un espacio peatonal para la confluencia de todas las generaciones, se dan cita edificios emblemáticos, muchos de ellos de uso público, como la Iglesia, la Biblioteca Municipal, el Centro Cultural, el Ayuntamiento, el Casino o la Casa de Llopis. Esta última son dos construcciones modernistas, tienen la fachada decorada en su totalidad con azulejos de cerámica Nolla. En estos mosaicos vemos representaciones de figuras femeninas danzantes. En la parte superior se sitúa un friso con angelotes alternando con jarrones y mascarones con leones.
El edificio consta de planta bajo y un piso, y abarca dos viviendas simétricas cuyas puertas están separadas por la puerta de la escalera de acceso al piso. Sobre estas puertas de entrada se encuentran los monogramas de los propietarios, la familia Llopis: J Ll y P Ll. Las ventanas se encuentran enmarcadas por cenefas de azulejo color marrón. En todas las rejas, tanto de ventanas como de las contraventanas de las puertas encontramos adornos con figuras de guerreros.